miércoles, 20 de julio de 2016

Rebelión en la granja (George Orwell)

Presentación del fragmento
 
     George Orwell (1903-1950) fue testigo directo de las atrocidades cometidas por los stalinistas en la guerra civil española, muchas veces contra sus propios compañeros de armas, sobre todo anarquistas y trotskistas. Durante la segunda guerra mundial, cuando la Unión Soviética e Inglaterra eran aún aliados militares, Orwell se señaló como uno de los pocos intelectuales de izquierdas que criticaron la dictadura soviética. Escrita en forma de parábola, Rebelión en la granja es una feroz denuncia del sangriento régimen. 
      El fragmento seleccionado corresponde a una de las páginas más vergonzosas de la historia de la URSS: las “purgas” contra sospechosos de desviacionismo, muchos de los cuales se autoacusaron voluntariamente de crímenes inexistentes por amor al partido y a su líder.

 Fragmento (capítulo VII)

     Los cuatro cerdos esperaban temblando y con la culpabilidad escrita en cada surco de sus rostros. Napoleón les exigió que confesaran sus crímenes. Eran los mismos cuatro cerdos que habían protestado cuando Napoleón abolió las reuniones de los domingos. Sin otra exigencia, confesaron que estuvieron en contacto clandestinamente con Snowball desde su expulsión, colaboraron con él en la destrucción del molino y convinieron en entregar la Granja Animal al señor Frederick. Agregaron que Snowball había admitido, confidencialmente, que él era agente secreto del señor Jones desde muchos años atrás. Cuando terminaron la confesión, los perros, sin perder tiempo, les desgarraron las gargantas y, entre tanto. Napoleón, con voz terrible, preguntó si algún otro animal tenía algo que confesar.
     Las tres gallinas, que fueron las cabecillas del conato de rebelión a causa de los huevos, se adelantaron y declararon que Snowball se les había aparecido en sueños incitándolas a desobedecer las órdenes de Napoleón. También ellas fueron destrozadas. Luego un ganso se adelantó y confesó que había ocultado seis espigas de maíz durante la cosecha del año anterior y que se las había comido por la noche. Luego una oveja admitió que hizo aguas en el bebedero, instigada a hacerlo, según dijo, por Snowball, y otras dos ovejas confesaron que asesinaron a un viejo carnero, muy adicto a Napoleón, persiguiéndole alrededor de una fogata cuando tosía. Todos ellos fueron ejecutados allí mismo. Y así continuó la serie de confesiones y ejecuciones hasta que una pila de cadáveres yacía a los pies de Napoleón y el aire estaba impregnado con el olor de la sangre, olor que era desconocido desde la expulsión de Jones.

Trabajando el fragmento en clase

     1. La obra pertenece a un género literario conocido como “parábola”. ¿Cuáles son los dos significados, literal y figurado, que aparecen en ella?
     2. Identifica los personajes históricos que están representados por Napoleón y Snowball y relata brevemente la historia de su relación.
      3. ¿Quiénes son y a quiénes representan el señor Jones y el señor Frederick?
     4. Lo que más impresiona de este fragmento no es tanto la crueldad del tirano como la sumisión de sus víctimas. ¿Qué motivos pueden tener para acusarse de crímenes falsos y absurdos, aceptando la muerte antes que cuestionar al jefe?
      5. Todas las dictaduras y tiranías justifican sus actos por el bien del pueblo. ¿Crees que existe alguna diferencia, en el fondo y no en la propaganda, entre dictaduras de izquierdas y de derechas? ¿Cuál o cuáles?
     6. ¿Cuál es el significado de la referencia final al olor de la sangre, “desconocido desde la expulsíón de Jones”? ¿Se puede interpretar en un sentido anarquista, como que todo poder termina en tiranía? Razona la respuesta y di si estás o no de acuerdo.